Todos los artículos en General

Nueva técnica de reparación del ligamento cruzado anterior

Nueva técnica de reparación del ligamento cruzado anterior

El pasado 15 de enero dos cirujanos del equipo ARTROS TRAUMATÓLOGOS (la doctora Martínez Galarreta y el doctor Martínez-Íñiguez) realizaron en un quirófano del Hospital Viamed Los Manzanos la primera intervención quirúrgica de La Rioja reparadora de una rotura de ligamento cruzado anterior (LCA) de rodilla mediante una nueva técnica mínimamente invasiva.

Un LCA roto es irreparable por lo que para preservar su función estabilizadora de la rodilla es preciso realizar una plastia que sustituya al ligamento roto. Existen varios tipos de plasta ligamentosa pero la más empleada utiliza un autoinjerto tendinoso obtenido de tendones isquiotibiales del muslo del propio paciente (semitendinoso y recto interno) que se sacrifican en beneficio del nuevo ligamento cruzado.
La nueva técnica, realizada con el instrumental diseñado al efecto por la casa ARTHREX, utiliza una tira de espesor parcial del tendón cuadricipital de la misma rodilla a través de una incisión mínima, que no debilita la fuerza del músculo donante y evita la pérdida de dos tendones. El injerto obtenido, de unos 7 cm de longitud, se coloca mediante una técnica “All-Inside”, menos traumática que la tradicional transtibial.
Las ventajas de la nueva técnica, derivadas del mayor respeto a la anatomía del paciente, consisten en menor sangrado y dolor postoperatorio y mejor y más rápida
recuperación funcional tras el tratamiento rehabilitador.

Con esta nueva técnica, ARTROS TRAUMATÓLOGOS afianza su apuesta por la incorporación a su arsenal terapéutico de los últimos avances en cirugía ortopédica como medio para procurar los resultados más satisfactorios a sus pacientes.

Más

El Dr. Jazmati se incorpora a ARTROS TRAUMATÓLOGOS

El Dr. Jazmati se incorpora a ARTROS TRAUMATÓLOGOS

El pasado mes de septiembre, el Dr. Mamoun Jazmati se incorporó al equipo de ARTROS TRAUMATÓLOGOS. Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Navarra, realizó la especialidad de Cirugía Ortopédica y Traumatología en el Hospital de Navarra (Pamplona).

El Dr. Jazmati desarrolla su principal actividad en la Unidad de Asistencia a Lesionados por Accidentes de Tráfico del Hospital Viamed Los Manzanos, confiada al equipo de ARTROS TRAUMATÓLOGOS.

 

Más

Conferencia en el Aula de Salud

Conferencia en el Aula de Salud

Un años más, los doctores Fernando Sáez Aldana y María Victoria Martínez Galarreta participan en el ya tradicional ciclo de conferencias de divulgación sanitaria denominado Aula de Salud, que organiza el Hospital Viamed-Los Manzanos de Lardero (La Rioja), en colaboración con la Fundación Cajarioja.

La charla tendrá lugar en el Centro Cultural Cajarioja-Gran Vía de Logroño el 15 de octubre a las 19:30 horas y en ellas, los doctores comunicarán al público asistente las últimas técnicas de diagnóstico y tratamiento incorporadas por ARTROS TRAUMATÓLOGOS  en su empeño de mejora continua de su actividad asistencial, ofreciendo a los pacientes riojanos las últimas innovaciones en la especialidad de Ortopedia y Traumatología.

Los temas concretos serán:

Los temas concretos serán:

-       La artroplastia total de rodilla personalizada.

La sustitución total de rodilla (prótesis total de rodilla o PTR) es una técnica quirúrgica generalizada en todos los equipos de cirugía ortopédica avanzada, en la que los cirujanos de ARTROS TRAUMATÓLOGOS poseen una dilatada experiencia. Hasta el presente, los fabricantes de implantes ofrecían tallas estandarizadas para todos los pacientes, diferenciadas únicamente en su tamaño, definido por las dimensiones de los extremos óseos receptores de la prótesis. Pero actualmente ya es posible implantar prótesis a medida, es decir, perfectamente adaptadas a las condiciones anatómicas de la rodilla, que son distintas para cada paciente. Para conseguirlo se realiza una planificación preoperatoria personalizada aplicando unas plantillas de diseño que se adaptan a las imágenes radiográficas de la rodilla en cuestión. Si con las prótesis tradicionales ya se obtenían excelentes resultados, estas prótesis «a la carta» sin duda aumentarán aún más el nivel de satisfacción y mejorarán la calidad de vida de los pacientes aquejados de gonartrosis avanzada (desgaste doloroso de la articulación de la rodilla).

-       La terapia regenerativa en patología musculoesquelética mediante plasma rico en factores de crecimiento.

La utilización del plasma centrifugado de la sangre del propio paciente como tratamiento tanto de lesiones traumáticas y deportivas (tendinopatía, lesiones musculares, etc.), como de procesos articulares degenerativos (artrosis) incipientes o moderados, como de coadyuvante a reparaciones quirúrgicas, ha supuesto un notable avance en el campo de la Traumatología y la Cirugía Ortopédica. En ARTROS TRAUMATÓLOGOS, donde esta técnica se emplea desde hace años, actualizamos su enfoque terapéutico con las últimas innovaciones en el campo de la llamada medicina regenerativa.

-       La cirugía ultramínimamente invasiva (ultra MIS), especialmente la novísima sonocirugía o cirugía guiada por ultrasonidos.

Durante las últimas décadas las técnicas quirúrgicas de todas las especialidades médicas han evolucionado hacia intervenciones cada vez menos invasivas para los pacientes. La incorporación de alta tecnología médica al quirófano convencional, como la endoscopia, la fluoroscopia o, más recientemente, la ecografía, han permitido al cirujano realizar sus intervenciones a través de incisiones cada vez más pequeñas y mediante abordajes cada vez menos extensos y respetuosos con la anatomía. Los beneficios son indiscutibles: menos dolor, sangrado y complicaciones, recuperación más rápida y menores costes sanitarios. El empleo de la ultrasonorafía médica (ecografía) ha permitido reducir al mínimo posible las incisiones, que se reducen a un milímetro en varias intervenciones sobre extremidades como la fascitis plantar o el síndrome del túnel carpiano. ARTROS TRAUMATÓLOGOS ha incorporado la que ya se empieza a denominar «sonocirugía» a su arsenal terapéutico.

-       El test genético predictivo de la progresión de la artrosis de rodilla.

La artrosis es una enfermedad degenerativa del cartílago articular de gran incidencia en la población, sobre todo a partir de la sexta década. Puede afectar a cualquier articulación o a varias (poliartrosis) y tiene una especial repercusión en la calidad de vida cuando afecta a las grandes articulaciones de la extremidad inferior, la cadera y la rodilla. Hoy en día se considera una enfermedad de origen multicausal, aunque con un impacto importante de la carga genética; algunos estudios calculan que hasta en un 70% de los casos, la gonartrosis (artrosis de rodilla) es hereditaria, pero con diferentes ritmos de progresión. En 2013 apareció en el mercado un test genético de predicción de dicha progresión (Artrothest ®), que con un simple análisis de saliva del paciente aquejado de artrosis permite conocer si la enfermedad se desarrollará lenta o rápidamente, lo que permite planificar la actividad del paciente y personalizar su tratamiento. En la actualidad, ARTROS TRAUMATÓLOGOS es el único equipo que realiza este test en La Rioja.

Al final de su exposición el público podrá formular a los doctores las preguntas que deseen. La entrada es libre hasta completar el aforo.

Más

Curso de artroscopia de muñeca en cadáver

Curso de artroscopia de muñeca en cadáver

El 22 de septiembre pasado la doctora Mª Victoria Martínez Galarreta participó en un curso avanzado de ligamento escafolunar en cadáver, dirigido por el Dr. Fernando Corella en el Hospital Infanta Leonor de Pozuelo de Alarcón.

La muñeca es una de las articulaciones más complejas de nuestro aparato locomotor. Está formada por los extremos de los dos huesos del antebrazo —cúbito y radio— y por los ocho huesos del carpo, organizados en dos hileras.

De estos huesecillos carpianos, el escafoides y el semilunar destacan por desempeñar un papel fundamental tanto en la cinemática (movilidad) como en la cinética (transmisión de cargas) articulares.

Los huesos mantienen su posición y sus relaciones gracias a un rico y complejo sistema de ligamentos, anatómicamente divididos en extrínsecos, que fijan los extremos óseos del antebrazo con los huesos carpianos, e intrínsecos, que mantienen unidos a estos últimos entre sí. A su vez, entre los ligamentos intrínsecos se distinguen los intercarpianos, que unen a varios huesos, y los interósos, que sólo unen dos.

El escafoides y el semilunar están fijados por dos ligamentos escafolunares, dorsal y palmar, muy importantes en la clínica por su frecuente lesión aislada, a diferencia de los demás.

El ligamento escafolunar o escafosemilunar (LES) puede lesionarse como consecuencia de un movimiento brusco y forzado de la muñeca, o por caída sobre la mano extendida. La lesión puede acompañar a fracturas óseas o ser aislada, y en este caso el diagnóstico puede pasar inadvertido en el primer reconocimiento de la muñeca lesionada. En tal caso, una rotura del LES no tratada producirá una inestabilidad denominada disociativa, clínicamente manifestada por dolor y pérdida de fuerza que caracterizan a una situación popularmente conocida como «muñeca abierta». La pérdida de la relación de ambos pequeños huesos, además, provocará a la larga una desestructuración de la muñeca causante de dolor crónico, rigidez (pérdida de movilidad) y, en definitiva, incapacidad no sólo laboral sino incluso para desempeñar tareas de la vida diaria.

El diagnóstico de esta disociación escafolunar (DEL) se establece mediante la anamnesis (interrogatorio), el examen físico de la muñeca y las pruebas complementarias de imagen. Las radiografías convencionales continúan siendo un excelente medio diagnóstico por la imagen de la lesión, que ofrece el característico «signo de Terry Thomas»: el aumento del espacio entre el escafoides y el semilunar como consecun ia de la rotura de los anclajes ligamentosos que los mantenían unidos, recuerda al diastema (separación de los incisivos superiores) de aquel actor cómico inglés.

Cuando esta lesión se diagnostica pronto (idealmente en la primera semana) es posible repararla mediante fijación transósea y sutura quirúrgica de los ligamentos rotos. Pero si el diagnóstico se realiza tardíamente no es posible suturarlos y existen diversas técnicas quirúrgicas de tratamiento, la más anatómica de las cuales es la creación de un nuevo ligamento a partir de estructuras vecinas (hueso, tendón) o ligamentoplastia, que se realiza a través de cirugía mínimamente invasiva endoscópica (artroscopia). Esta técnica el tema de la tesis doctoral del director de este curso, Dr. Corella.

 

 

Más

Las deformidades de los pies en el Aula de Salud del Hospital Viamed Los Manzanos

Las deformidades de los pies en el Aula de Salud del Hospital Viamed Los Manzanos

Las Aula de Salud son ciclos de conferencias de divulgación médica que cada año organiza el Hospital Viamed Los Manzanos en colaboración con la Fundación Cajarioja.

Las conferencias son impartidas por destacados profesionales que desarrollan su labor asistencial tanto en el Hospital, ubicado en Lardero, como en el Centro Los Manzanos de Logroño.

En la presente edición el equipo de ARTROS TRAUMATÓLOGOS  colabora de modo especial ofreciendo tres conferencias. La primera de ellas tuvo lugar el martes 9 de abril en el Centro Cultural Ibercaja-Gran Vía ante el numeroso público que abarrotó la sala.

Bajo el título ’Deformidades de los pies: “juanetes” y patologías asociadas’,  la doctora María Victoria Martínez Galarreta, especialista en Traumatología y Cirugía Ortopédica del Hospital Viamed Los Manzanos, y el podólogo de Podoactiva, Javier Alfaro Santafé, disertaron acerca de unas dolencias que se calcula padecen alrededor del 10% de la población, sobre todo a partir de los 45 años. La mujer, con el doble de incidencia del hombre, es la más afectada por este tipo de patologías.

Según la doctora, “las deformidades y el dolor en el antepié son una de las consultas más frecuentes en traumatología y la exigencia por parte de nuestros pacientes de una rápida reincorporación a su actividad laboral y deportiva nos estimula para situarnos en la vanguardia de la cirugía del pie”.

Por su parte, Javier Alfaro habló de la prevención y -una vez que la deformación ya está instaurada-, en el tratamiento conservador,  mediante soportes plantares que frenen o minimicen las fuerzas deformantes, contando para su diagnóstico y tratamiento con la última tecnología de la Unidad de Biomecánica de la Pisada del Centro Viamed Los Manzanos, de Logroño.

El hallux valgus, comúnmente conocido como juanete, es una compleja deformidad que afecta al primer segmento metatarsodigital del pie. Es una deformidad de origen multifactorial, aunque en la mayoría de los casos existe como denominador común un déficit patomecánico de base.

La deformidad afecta mayoritariamente al género femenino y los distintos factores que justifican este hecho, como pueden ser el uso de un calzado poco adecuado o el aumento de laxitud articular de las mujeres de forma general y durante determinadas etapas de su vida (embarazo, menopausia…), son algunas de las líneas de investigación en auge actualmente.

SINTOMAS.

El paciente presenta una deformidad ósea, la cual altera la estructura del calzado y, con el tiempo, éste adopta la posición de la deformidad. El enfermo se queja de dolor, debido a la presión y fricción ocasionada por el calzado y por la pérdida de la alineación del dedo con respecto al resto del pie.

La deformidad ósea produce inflamación de las partes blandas y en ocasiones se pueden presentar procesos infecciosos. Además, generalmente se acompañan de otras alteraciones como dedos en martillo, que contribuyen a ocasionar dolor.

El tratamiento depende del grado de deformidad, la edad, la actividad del paciente y las manifestaciones clínicas presentes. Podría distinguirse entre tratamiento preventivo/conservador y tratamiento quirúrgico.

“El podólogo es quien debe valorar las opciones de tratamiento, ya sean conservadoras o quirúrgicas, después de realizar un correcto estudio, que incluye -además de la historia personal y familiar-, la radiología básica y un estudio biomecánico de la marcha, que realizan nuestros especialistas de Podoactiva en la Unidad de Biomécanica del Centro Viamed Los Manzanos”, explica el podólogo Javier Alfaro.

El tratamiento quirúrgico está indicado cuando las manifestaciones clínicas (dolor, artrosis de la articulación, afectación a otros niveles del pie como metatarsalgia, dedos en garra secundarios, afectación a otros niveles del aparato locomotor como dolor de rodilla o cadera relacionado con el déficit propulsor, etc.), indiquen la necesidad de corregir la deformidad y facilitar la adaptación del tratamiento ortopodológico postquirúrgico para conseguir mejorar la función del pie.

“Desde el año 2001 en el que incorporamos la Técnica de Cirugía Percutánea del antepié”, explica la doctora Martínez Galarreta, “la hemos utilizado en cerca de un millar de pies intervenidos, y desde 2007 realizamos una técnica combinada de cirugía abierta para la resolución del hallux valgus (juanete) y percutánea para la metatarsalgia, asociada en 137 casos, con un alto grado de satisfacción para el paciente, menor dolor postoperatorio y movilidad y carga inmediata tras la cirugía”.

“Los resultados que en breve comunicaremos a las revistas especializadas en Cirugía Ortopédica y Traumatología son muy satisfactorios, tanto clínica como radiológicamente”, concluye la doctora Martínez Galarreta, una de las mayores expertas en España del método combinado de cirugía percutánea y abierta en el tratamiento del hallux valgus, una deformidad popularmente conocida como «juanetes».

 

Más

Mente sana en espalda sana

Mente sana en espalda sana

El dolor de espalda es muy frecuente en nuestra sociedad y con frecuencia su origen se remonta a la infancia y adolescencia, es decir, a la edad escolar. Una de las consultas más frecuentes en la consulta pediátrica ortopédica es el dolor de espalda que afecta a niños y niñas durante el curso escolar. Aunque casi nunca se debe a enfermedades serias, el dolor puede ser un motivo de preocupación para los padres e incluso para el escolar, que puede ver reducido su rendimiento académico por esta causa.

Cuando no se trata de molestias leves claramente posturales, sino de verdadero dolor que precisa administrar calmantes, o cuando se detectan posibles asimetrías en la fisonomía del torso, especialmente en las chicas, debe consultarse al médico pediatra o directamente al especialista en ortopedia infantil, el traumatólogo.

Una vez descartadas las verdaderas causas preocupantes de dolor vertebral en un niño o adolescente (desviaciones de la columna como cifosis o escoliosis, enfermedades inflamatorias, infecciosas o tumorales), que afortunadamente son muy raras, con frecuencia se detectan malos hábitos posturales durante el estudio –tanto en clase como en casa– y maneras incorrectas de transportar la cada vez más pesada mochila escolar.

A continuación ofrecemos unos sencillos consejos que mejorarán la salud de la espalda del escolar, que es imprescindible para mejorar su concentración durante el estudio y en definitiva su rendimiento.

Los dolores de espalda de los escolares pueden aparecer por llevar mochilas demasiado pesadas o por adoptar posturas inadecuadas en las aulas, por lo que adquirir buenos hábitos posturales desde pequeños ayuda a poseer una espalda resistente en la edad adulta

 

La mochila escolar

  • Los primeros dolores de espalda de nuestra vida suelen deberse al transporte incorrecto de una mochila escolar que puede llegar a pesar demasiado, o sea más del 10% del peso del niño. Si es posible deben dejarse libros en casa o en el centro de estudios y no transportarlos todos siempre.
  • Uno delos malos hábitos consiste en llevar la mochila colgada de un solo hombro, sobrecargando la mitad correspondiente del dorso. Es recomendable que el peso se reparta por toda la espalda con las cinchas ajustadas por igual a los dos hombros y con un anclaje ceñido a la cintura.
  • Los tirantes de la mochila deben ser anchos
  • La mochila ha de llevarse lo más pegada al cuerpo y de modo que el peso quede a la altura de la zona lumbar, justo por encima de las nalgas. No debe llevarse colgada de la mano como si fuera una bolsa.
  • Las mochila con ruedas son una opción para evitar la sobrecarga de hombros y espalda, pero no debe arrastrarse por detrás tirando de ellas sino llevarlas por delante empujándolas. La altura del asa debe ser regulable.

 

Los pupitres

  • Una orientación incorrecta de los pupitres con respecto al estrado o la pizarra obliga a los estudiantes a adoptar posturas inadecuadas que pueden producir dolores de espalda.
  • Otra causa de incomodidad es el mismo tamaño de pupitre para todos los alumnos de la misma clase, sin tener en cuenta las diferencias de estatura.

 

Mesa de estudio en casa

  • La altura de la mesa debe estar a plano con el pecho del niño.
  • La silla ha de ser de tamaño proporcional a la mesa.
  • La forma correcta de sentarse es apoyando los pies en el suelo con las rodillas en ángulo recto con las caderas, y estas con el tronco.
  • La espalda debe estar en contacto con el respaldo; evitar sentarse en el borde de la silla.
  • La espalda debe estar apoyada contra el respaldo, manteniendo la columna vertical.
  • En época de exámenes es conveniente evitar las largas sentadas; se recomienda cambiar con frecuencia de postura y levantarse para estirar las piernas cada tres cuartos de hora.
  • Para mantener la cabeza recta sobre el libro puede ser útil un atril
  • Si se utiliza ordenador es conveniente mantener el monitor frente a la cabeza, para evitar giros prolongados del cuello, y a la altura de la vista. También debe acercarse la silla al teclado para evitar inclinar el tronco hacia delante.

 

 

Normas generales para mantener una espalda sana 

  1. Mantenerse físicamente activo evitando estar sentado mucho tiempo, lo que debilita la musculatura de la espalda aumentando el riesgo de dolor.
  2. Hacer ejercicio con asiduidad: nadar, correr, los deportes de equipo o la bicicleta ayudan a mantener una musculatura de la espalda resistente y flexible.
  3. Calentar los músculos antes del ejercicio y estirarlos después.
  4. Evitar dormir boca abajo, la mejor postura es de lado y sobre un colchón de firmeza intermedia.

 

 

 

Más

Los dedos de la mano pueden predecir la artrosis de rodilla

Los dedos de la mano pueden predecir la artrosis de rodilla

Cuanto menor sea la relación de longitud entre el dedo índice (D2) y el dedo anular (D4) de la mano, mayor es el riesgo de padecer artrosis grave en la rodilla que requiera una artroplastia total. En un estudio publicado en la revista Rheumatology, los investigadores afirman que factores hormonales pueden tener un papel importante.

Según estudios antropológicos, los hombres poseen una razón media de la longitud índice-anular menor que las mujeres. Los investigadores suponen que factores hormonales también podrían intervenir, lo que podría explicar la diferencia bien documentada de prevalencia de artrosis entre los hombres y las mujeres.

En su estudio, Yuanyuan Wang y sus colegas de Monash University (Australia) evaluaron fotocopias de la mano de más de 14 500 personas de mediana o de mayor edad que participaron en el estudio de cohortes Melbourne Collaborative Cohort Study. Durante el seguimiento medio de 10,5 años, se practicó artroplastia total de rodilla a 580 personas y artroplastia de cadera a 499 por artrosis grave.

Una razón menor índice-anular indicó una mayor incidencia de artroplastia de rodilla, pero no se halló una asociación significativa con la artroplastia de cadera. Se demostró tanto en la mano derecha como en la izquierda, incluso si el riesgo era mayor con la mano derecha.

Los resultados del estudio se pueden explicar en parte por lesiones articulares asociadas con actividades físicas intensas en personas con una razón menor entre la longitud de estos dedos y con una mayor predisposición a artrosis grave de rodilla. Estudios anteriores mostraron una correlación negativa entre la capacidad para realizar un deporte y la relación índice-anular. Sin embargo, también podrían reflejar influencias hormonales en el crecimiento del hueso, el cartílago y los tejidos blandos. Según los investigadores, son necesarias más investigaciones al respecto.

Más

Factores de riesgo de la lumbalgia crónica

Factores de riesgo de la lumbalgia crónica

La lumbalgia o dolor en la zona lumbar es posiblemente la dolencia más frecuente del ser humano, pues raro es el individuo que no experimenta algún episodio de dolor agudo (lumbago) a lo largo de su vida. Como proceso médico, el dolor lumbar es también una de las consultas más frecuentes por patología del aparato locomotor tanto en Atención Primaria como en Especializada, donde por su naturaleza multidisciplinar con frecuencia es objeto de un «peloteo» entre los distintos especialistas implicados en el tratamiento: traumatólogo, reumatólogo, rehabilitador, neurocirujano y en ocasiones el psiquiatra.

Por su duración se distinguen tres tipos de lumbalgia:

  • - Aguda: menos de seis semanas
  • - Subaguda: entre seis semanas y tres meses
  • - Crónica: más de tres meses

En cualquier parte de nuestro cuerpo, el dolor agudo es «bueno» porque actúa como señal de alarma de una lesión o enfermedad, ayuda a localizarlas y obliga a tratarlas. En cierto modo es un mecanismo de defensa del organismo frente a las numerosas patologías que pueden atacarlo. Una vez tratada la causa, el dolor agudo cede sin necesidad de administrar calmantes.

El dolor crónico, por el contrario, es «malo» porque ha perdido esa función de alarma que favorece la curación para convertirse en un sufrimiento estéril que deteriora la calidad de la vida y llega a amargar la de muchos pacientes. El dolor crónico constituye por sí mismo una enfermedad de difícil tratamiento y las Unidades de Dolor Crónico son con frecuencia la última parada de un proceso asistencial rayano en el desahucio.

En este artículo nos ocuparemos de los factores que favorecen la cronificación del dolor lumbar. La lumbalgia crónica consiste en un dolor sordo, intermitente o continuo, uni o bilateral, que puede aliviarse o agravarse con ciertas posturas o actividades y  acentuarse unas veces por la noche y otras al despertar. En general son las posiciones estáticas las que se hacen penosas, llegando a ser intolerables en ocasiones. A diferencia de la lumbalgia aguda, no irradiada (lumbago) o irradiada por una o ambas extremidades inferiores (lumbociatalgia), la crónica es compatible con una buena movilidad.

Podemos distinguir dos grandes causas de la lumbalgia crónica:

  •  - La lumbalgia pura, de aparición insidiosa, traduciendo, en general, un desequilibrio estatodinámico del raquis.
  • - La lumbalgia residual, como secuela de un accidente discal agudo (lumbago o ciática)

El dolor crónico en la parte baja de la espalda no siempre se debe a una alteración física de la columna vertebral. Actualmente se han comenzado a estudiar los factores que se asocian a un mayor riesgo de padecer dolores duraderos e incluso permanentes de espalda. Son los siguientes:

  1. Sobrepeso, probablemente por el aumento de carga que conlleva para la columna vertebral.
  1. Alta estatura: el dolor de espalda es más frecuente entre quienes son más altos, por el aumento de carga sobre la columna vertebral
  1. Flexo-extensión repetida de la columna:
  • Probablemente el principal mecanismo sea el aumento de la presión que se produce en el interior del disco intervertebral al flexionar la columna. Sí en ese momento se carga peso y se endereza la columna, la presión en la parte posterior del disco se incrementa tanto que puede físurarlo o romperlo, produciendo una hernia discal. Ese proceso puede ocurrir de una vez, si el esfuerzo es intenso, pero suele producirse por un mecanismo de acumulación; cada flexión inadecuada va aumentando el impacto del núcleo pulposo en la envuelta fibrósa del disco, erosionándola hasta fisurarla o romperla.
  • Además del disco, también la musculatura se sobrecarga al mantenerse inclinado hacía adelante. Esa postura se mantiene esencialmente por la tensión controlada de la musculatura paravertebral, glútea e isquiotíbial, que impide que el cuerpo caiga hacia adelante. Cuanto mayor es el ángulo de flexión, mayor el esfuerzo que debe realizar la musculatura lumbar y menor el número de segmentos que lo hacen.
  • Estudios mecánicos demuestran que la sobrecarga discal y muscular es mayor si la inclinación se hace con las piernas estiradas, y menor si se flexionan las rodillas y se mantiene la espalda recta.

4. Torsión o rotación de la columna. Por la forma de las vértebras, la columna cervical puede rotar más que la dorsal, y ésta más que la lumbar. Probablemente, la repetición de rotaciones excesivas en la columna lumbar puede sobrecargar la articulación facetaria y la musculatura, e incluso tal vez también el disco, especialmente si se hace cargando peso.

5. Esfuerzos, por un mecanismo de sobrecarga, y especialmente si se realizan en posturas de flexo-extensión o rotación.

  • Un esfuerzo muy intenso puede provocar dolor de espalda. Si la musculatura es muy potente, se lesiona antes que el disco intervertebral. En ese caso el dolor provocado por la lesión muscular dolorosa pero benigna y que suele resolverse por sí misma en unos días, evita que se mantenga el esfuerzo y protege el disco   intervertebral.   Sí   la   musculatura     no    es suficientemente potente, el disco intervertebral puede lesionarse a la vez que la musculatura.
  • La repetición de esfuerzos excesivos, aunque no tremendamente intensos, puede provocar dolor de espalda por la acumulación de pequeñas lesiones en el disco intervertebral, la articulación facetaria o la musculatura.
  • Un esfuerzo excesivo no significa siempre cargar peso; la adopción de posturas inadecuadas puede sobrecargar la musculatura o las estructuras de la columna vertebral. Si las posturas inadecuadas se mantienen suficiente tiempo o se repiten con frecuencia pueden causar dolor de espalda por un mecanismo de sobrecarga aunque no conlleven cargar peso.

6. Vibración, probablemente por un triple mecanismo:

  • La vibración conlleva acortamiento y alargamiento rápido de la musculatura, lo que podría facilitar su contractura.
  • La vibración aumenta cíclica y rápidamente la carga en el disco intervertebral y la articulación facetaria.
  • la vibración provoca directamente la activación de los nervios del dolor en el ganglio espinal.

7. Falta de potencia, resistencia o entrenamiento de la musculatura de la espalda, por varios mecanismos:

  • Sí la musculatura es potente y armónica, el reparto de la carga es correcto y se disminuye el riesgo de padecer contracturas o sobrecargas musculares.
  • Cuanto mayor es la potencia y resistencia muscular, mayor es la resistencia estructural a la carga.
  • En condiciones normales, la musculatura duele antes que las demás estructuras de la espalda, de forma que alerta de su posible lesión. Si la musculatura es poco potente, ese mecanismo no funciona eficazmente.
  • En condiciones normales, la musculatura informa de la posición en el espacio. Cuando la musculatura está poco entrenada esa fuente de información es defectuosa, de forma que se adoptan posturas incorrectas sin ser consciente de ello.

8. Sedentarismo, probablemente por un doble mecanismo:

  • El mantenimiento prolongado de la postura de sentado conlleva la pérdida de fuerza de la musculatura abdominal y paravertebral, lo que expone la espalda a que pequeñas sobrecargas por esfuerzos o posturas causen dolor.
  • El mantenimiento de esa postura, especialmente cuando no se adopta adecuadamente, incremento notablemente la presión en el disco intervertebral, facilitando su degeneración o lesión.

9. Haber padecido episodios previos de dolor de espalda.

  • Los estudios científicos demuestran que una vez que un paciente ha tenido un episodio de dolor de espalda, es muy probable que tenga otras en el futuro. Algunas de las recomendaciones basadas en la evidencia científica disponible establecen que en la mayor parte de los pacientes se repiten crisis dolorosas de vez en cuando, sin que eso signifique necesariamente que esté empeorando o que se haya vuelto a lesionar la espalda.
  • Este hecho podría explicarse por varios motivos: 
  • Quienes padecen una crisis suelen tener uno o varios factores de riesgo, relacionados con su tipo de vida o características propias. Salvo que se adopten medidas específicas, que no siempre son fáciles cambios de hábitos, ejercicio etc., es probable que esos factores de riesgo sigan exponiéndoles a nuevos episodios.
  • Los estudios científicos demuestran que el dolor de espalda provoca la contractura del músculo mediante un mecanismo neurológico, y que el músculo recibe menos riego sanguíneo mientras está contracturado. Eso puede facilitar que vuelva a contracturarse en el futuro y provoque nuevas crisis de dolor.
  • los estudios. científicos demuestran que, si el dolor de espalda limita la actividad durante cierto tiempo, aparece fácilmente una atrofia de la musculatura. la atrofia de la musculatura puede hacer más vulnerable la columna y dificultar que se adopten correctamente las posturas lo que a su vez puede aumentar el riesgo de padecer nuevos episodios dolorosos.
  • Un mecanismo neurológico explica que si las células que perciben el dolor en la médula y el cerebro se mantienen activadas durante cierto tiempo, aumenta la facilidad con la que se activan en el futuro, de forma que pequeños estímulos pueden volver a provocar dolor. De hecho, si su activación dura suficiente tiempo, tienden a quedarse activadas aunque desaparezca el estímulo doloroso que las activó inicialmente; en ese caso el dolor persiste aunque desaparezca su causa inicial.

10. Tabaquismo.

Aunque los estudios coincidían en señalar que el dolor de espalda es más frecuente entre fumadores que entre no fumadores, durante mucho tiempo se cuestionó la influencia del ,tabaco porque no se conocía el mecanismo que pudiera explicarlo. Se atribuía a que los fumadores suelen hacer trabajos físicos con mayor frecuencia, al ser de un nivel sociocultural inferior al de los no fumadores. Sin embargo, los estudios científicos han demostrado que el efecto nocivo del tabaco sobre el riesgo de padecer dolor de espalda se mantiene con independencia del nivel sociocultural, y su influencia se intenta explicar por:

  • La irrigación del disco intervertebral. Ya en condiciones normales, en un sano, el núcleo pulposo no tiene irrigación y la envuelta fibrosa recibe poca sangre. En el fumador, la circulación es peor y podría empeorar todavía más la irrigación de la envuelta fibrosa, lo que podría acelerar su degeneración o facilitar su lesión.
  • La tos. El fumador suele toser más que el no fumador. La tos aumenta la presión en el disco intervertebral y lo somete a vibración, lo que aumenta su riesgo de degeneración o lesión.
  • La musculatura. Los fumadores suelen estar en peor forma física que los no fumadores, y tener menor y peor musculatura, lo que podría facilitar la sobrecarga de las estructuras vertebrales y la aparición de dolor de espalda.

11. Estrés, probablemente por un doble mecanismo:

  • El estrés puede alterar la percepción del dolor, haciendo más fácil percibirlo.
  • Se acepta que el estrés puede provocar el aumento del tono muscular y facilitar la aparición de contracturas, aunque los estudios en los que se ha comparado la actividad eléctrica del músculo en pacientes estresados y no estresados han aportado resultados contradictorios.

12. La actitud ante el dolor:

Los estudios disponibles reflejan que los pacientes que han padecido dolor de espalda pueden reaccionar de dos formas distintas:

  1. Unos (los “evasivos“) se asustan por el dolor y temen por su futuro, pensando erróneamente que cada vez que noten una molestia en la espalda significa necesariamente que su lesión se está agravando. Por eso descansan mucho, evitan la actividad física, esperan pasivamente a que el dolor mejore, y suelen abusar de los medicamentos especialmente los calmantes.
  2. Otros (los “combativos“) no temen por su futuro y confían en que el dolor va a ir mejorando o que, si no es así, podrán adaptarse a él. Llevan una vida tan normal como pueden, se mantienen activos y van a trabajar, evitando sólo aquello que realmente el dolor les impide hacer y no asustándose si en algún momento notan una molestia pasajera.

Los estudios disponibles demuestran que, en comparación a los evasivos, los “combativos” tienen menos riesgo de volver a padecer dolores de espalda y que, si aparecen, éstos duran menos.

Estos hechos se explican por varios motivos: 

  • En primer lugar, por aspectos psicológicos; los “evasivos” tienden a obsesionarse con su dolor y a interpretar que las molestias pasajeras que puedan sentir en un momento dado reflejan una lesión sería. Por ello se estresan lo que supone un riesgo adicional para su espalda. Además, se angustian y deprimen con mayor facilidad, lo que hace que tiendan a magnificar todavía más el dolor que sienten.
  • Además, desde el punto el punto de vista físico, el exceso de reposo y la falta de actividad tiene a acelerar la pérdida de potencia y resistencia muscular, haciendo su espalda más vulnerable a la sobrecarga y facilitando el riesgo de que el dolor reaparezca o se perpetúe.
  • Insatisfacción. los estudios realizados en el ámbito laboral reflejan que la insatisfacción con el puesto de trabajo aumenta el riesgo de padecer dolor de espalda e incremento el período de baja. Desde el punto de vista médico, y al margen de consideraciones laborales, el mecanismo que puede explicar su influencia podría ser doble:
  1. Un mecanismo similar al del estrés.
  2. La somatización inconsciente de la insatisfacción vital en forrna de dolor de espalda.

13. Algunos tipos de personalidad.

  • Algunos estudios sugieren la existencia de características psicológicas propias de los pacientes con dolor de espalda crónico, que son distintas a las de enfermos con otras afecciones crónicas. Estos tipos de personalidad facilitarían la somatización o la obsesión por el dolor de espalda, que se convertiría en el centro de la vida del paciente. Aunque los métodos de investigación utilizados en algunos estudios no permiten determinar si esas alteraciones son causa o consecuencia de la cronicidad del dolor, otros sugieren que ciertos tipos de personalidad podrían facilitar la perpetuación del dolor.
  • Por otra. parte, y aunque no hay estudios científicos al respecto, los pacientes con dolor de espalda suelen decir,con frecuencia que empeoran con los cambios de tiempo. Una explicación podría ser la variación de la presión atmosférica. En el interior de las articulaciones, incluyendo la articulación facetaria, hay vacío (presión cero). Ese vacío facilita que los huesos se mantengan juntos. El descenso de la presión atmosférica podría causar un efecto de succión que, agravara la eventual inflamación existente en la zona. Eso explicaría que el dolor apareciera o se agravara al disminuir la presión atmosférica es decir, unas horas antes de que cambiara el tiempo.

Como decíamos al principio, el tratamiento de la lumbalgia crónica debe ser multidisciplinar, una labor de equipo en el que los diferentes especialistas colaboran en lugar de quitarse de encima una patología incómoda, compleja y sin duda difícil de tratar con éxito. En ARTROS TRAUMATÓLOGOS contamos con ese equipo cohesionado de profesionales médicos expertos en las diferentes modalidades terapéuticas de la patología lumbar: médica, rehabilitadora y quirúrgica.

 

Más

Traumatología del esquí

Traumatología del esquí

Para los amantes de esquiar, lanzarse nieve abajo es uno de los mayores placeres de la vida, pero esta actividad física a medias entre el entretenimiento y el deporte, como todas, entraña riesgos. El más frecuente es sufrir una lesión del sistema músculoesqueletico. Generalmente se admite que el riesgo traumático que entraña la práctica del esquí alpino es moderado y se estima en un 0,3 por ciento (tres lesionados por mil esquiadores) similar al del ciclismo, por ejemplo, y desde luego muy inferior al del fútbol, pero siempre que se esquíe por donde es debido. La imprevisibilidad de los descensos libres o fuera de pista pueden causar accidentes tan trágicos como el degollamiento por un cable de Luis Alfonso de Borbón, la asfixia por avalancha del príncipe Friso de Holanda o los traumatismos craneales por chocar contra un árbol (Sonny Bono) o una roca (Michael Schumacher). No obstante, de las veinte muertes ocurridas en España practicando esquí el alpino o el más peligroso snowboard durante los últimos diez años, siete fueron por avalancha y la mayoría ocurrieron en estaciones de esquí. En relación con los miles de aficionados que lo practican, la cifra es muy baja, las consecuencias más frecuentes de las caídas en la nieve son quemaduras solares, contusiones y esguinces y, en el peor de los casos, fracturas o lesiones articulares como luxaciones o roturas de ligamentos, cuya incidencia ha ido reduciéndose con la mejora de los equipos.

 

Los principales factores de riesgo de sufrir una lesión son el sexo (más alto en mujeres), la inexperiencia, la edad (más en los jóvenes), la falta de forma física y la nieve (dura o primavera). Las lesiones de la pelvis y las extremidades inferiores son más propias del esquí alpino, mientras las de las extremidades superiores (hombro, codo, muñeca) ocurren más practicando snowboard por el reflejo instintivo de amortiguación de las caídas extendiendo los brazos hacia el suelo. El esquí de fondo puede ocasionar lesiones no producidas por caídas, como lumbalgias y lesiones musculotendinosas por microtraumatismos repetidos.

 

Las lesiones traumáticas de importancia más frecuentes son, de mayor a menor:

 

-        Lesiones de la rodilla: suponen casi el 40%, las más graves son las roturas meniscales y de ligamentos, sobre todo la del cruzado anterior, que exige un compleja reparación quirúrgica y una larga recuperación.

-        Lesiones del hombro: luxaciones (de la cabeza humeral y acromioclavicular), desgarros musculares del manguito rotador y fracturas de clavícula.

-        Lesiones del tronco: fracturas de vértebras y costillas, fracturas de pelvis.

-        El “pulgar del esquiador” es el arrancamiento de un importante ligamento estabilizador producido por un tirón de la correa del palo enganchada en el dedo, que requiere reparación quirúrgica.

-        Los traumatismos craneofaciales y las fracturas de muñeca son más frecuentes en el esquí sobre tabla.

 

La máxima médica de prevenir más que curar también es aplicable al esquí, y entre las medidas preventivas destacan:

 

-        Una buena preparación física, que exige practicar ejercicio durante de todo el año.

-        Preparación técnica, que incluye un buen aprendizaje impartido por un monitor

-        Ejercicios de calentamiento y flexibilización antes de esquiar

-        Material básico adecuado y un equipamiento completo que incluya casco

-        No continuar esquiando cuando la fatiga se adueñe del cuerpo

-        Prestar constante atención a los otros esquiadores evitando arrollar y ser arrollados

 

En resumen, el esquí es un deporte exclusivo del invierno con una traumatología específica cuyos riesgos de lesión pueden minimizarse siguiendo estas cinco reglas de oro: técnica, preparación física, equipamiento, nieve polvo y, la más importante de todas: prudencia.

Más

La diacereína, suspendida

La diacereína, suspendida

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), siguiendo la recomendación del Comité para la Evaluación de Riesgos en Farmacovigilancia europeo (PRAC), ha recomendado en fecha reciente la suspensiuón de la comercialización de la diacereína en el tratamiento sintomático de la artrosis debido al desfavorable balance beneficio-riesgo. La revisión de este fármaco se inició ante la acumulación de casos de diarrea grave y de hepatotoxicidad (daño al hígado).

La diacereína se comercializa en España en presentación de cápsulas de 50 miligramos con los nombres comerciales GLIZOLAN, GALAXDAR, DIACEREÍNA NORMON  y ARTRIZAN y se indicaba especialmente en artrosis de rodilla.

En tanto la recomendación de suspensión es ratificada por la Comisión Europea, la AEMPS recomienda no iniciar nuevos tratamientos con diacereína y revisar los actualmente en curso valorando en caso necesario otras alternativas terapéuticas.

La suspensión se produce poco después de la del Myolastan y otros fármacos que contienen tatrazepam, usado como relajante muscular en contracturas dolorosas, por sus posibles efectos adversos en la piel.

Más