Ortopedia y Traumatología

Enfermedades del aparato locomotor

Enfermedades del aparato locomotor

 

El llamado aparato locomotor de los está formado por el sistema esquelético u osteoarticular, formado por huesos, articulaciones y ligamentos y el sistema muscular, integrado por los músculos y los tendones que los conectan con los huesos . Es el aparato que, además de proporcionar sostén y protección a los demás órganos corporales,  permite al hombre desplazarse y relacionarse con su medio a través del movimiento y la locomoción.

El sistema esquelético. Es el responsable de sostener el cuerpo, proteger los órganos vitales, servir de inserción a los músculos y fabricar las células sanguíneas. Está formado por unos elementos semirrígidos (los cartílagos), unos elementos rígidos (los huesos), y unos elementos flexibles que permiten la unión entre los huesos (los ligamentos) y entre los huesos y los músculos (los tendones).

  • Cartílagos. Son estructuras semirrígidas de tejido cartilaginoso, que es una forma de tejido conjuntivo en cuya sustancia intercelular predomina la sustancia no fibrosa sobre las fibras. Las células inmaduras del tejido cartilaginoso se denominan condroblastos y las maduras condrocitos. Un ejemplo de cartílago es el pabellón de la oreja.
  • Huesos. Son estructuras rígidas de tejido óseo, que es un tejido derivado del tejido cartilaginoso que se caracteriza por presentar en su sustancia intercelular un elevado porcentaje en peso de precipitaciones defosfato cálcico (60%) y carbonato cálcico (5%) sobre la sustancia orgánica llamada osteína (30%), que está formada básicamente por fibras de la proteína colágeno. Sus células inmaduras se denominanosteoblastos y sus células maduras se denominan osteocitos. Además, presenta unas células denominadas osteoclastos que son las responsables de destruir el tejido óseo cuando es necesario hacerlo para remodelar el hueso. Los osteocitos ocupan unas pequeñas lagunas alargadas que hay en la materia extracelular de naturaleza calcárea antes mencionada. Los huesos presentan unos canales denominados canales de Havers por dónde pasan las arterias, venas, nervios y vasos linfáticos, que mantienen vivas las células óseas.En los huesos largos se distingue la caña (diáfisis) que es de tejido óseo compacto y los dos extremos (epífisis) que son de tejido óseo esponjoso. En el interior de la diáfisis está la denominada médula ósea amarilla (el tuétano de los huesos) formada por células repletas de grasas y en los espacios vacíos de las epífisis se encuentra la médula ósea roja formada por las células madres de los glóbulos rojos y de los glóbulos blancos de la sangre.
  • Los contactos entre huesos se denominan articulaciones. Estas pueden ser de tres tipos: Inmóviles. Son las que no permiten movilidad entre los huesos. Un ejemplo son las articulaciones que hay entre los huesos del cráneo, las denominadas suturas. Semimóviles. Son las que permiten una cierta movilidad entre los huesos. Un ejemplo son las articulaciones que hay entre las vértebras, que presentan un disco intervertebral cartilaginoso. Móviles. Son las que permiten una gran movilidad entre los huesos, como pasa en la articulación de la rodilla, que se encuentra toda ella dentro de una cápsula de tejido conjuntivo llena de un líquido amortiguador denominado líquido sinovial.
  • Ligamentos. Son las estructuras de tejido conjuntivo que unen los huesos entre sí.

El esqueleto humano. Está constituido por 206 huesos. Unos forman el esqueleto axial (cráneo, columna vertebral, costillas y esternón) y el resto forman el esqueleto apendicular (extremidades superiores, cintura escapular, extremidades inferiores y cintura pelviana).

En los huesos largos se distingue la caña (diáfisis) que es de tejido óseo compacto y los dos extremos (epífisis) que son de tejido óseo esponjoso. En el interior de la diáfisis está la denominada médula ósea amarilla (el tuétano de los huesos) formada por células repletas de grasas y en los espacios vacíos de las epífisis se encuentra la médula ósea roja formada por las células madres de los glóbulos rojos y de los glóbulos blancos de la sangre.

El sistema muscular. Es el sistema que realiza los movimientos gracias a la capacidad de contracción que tienen sus células, las también denominadas fibras musculares. Estas son alargadas, presentan varios núcleos y contienden muchas miofibrillas contráctiles. Las fibras musculares se unen y forman fascículos musculares y estos, a su vez, se unen y forman losmúsculos. Estos están recbiertos por un tejido conjuntivo llamado perimisio cuya prolongación en los extremos del músculo forma los tendones que sirven para unirlo a los huesos.

Se distingue tres tipos de tejido muscular:

  • Tejido muscular estriado. Se llama así porque visto al microscopio presenta un aspecto estriado debido a la alternancia de las fibras de actina y las fibras de miosina. Es de contracción voluntaria. Forma los músculos que actúan en la locomoción.
  • Tejido muscular liso. Es de contracción involuntaria. Constituye los músculos que mueven las vísceras como son el estómago, el intestino, las vías respiratorias, etc.
  • Tejido muscular cardíaco. Presenta estructura estriada y contracción involuntaria. Sólo está en el corazón.
  • Los tendones son las estructuras alargadas de tejido conjuntivo que unen músculos entre sí o músculos con huesos.

La patología del Aparato Locomotor no es de incumbencia exclusiva de la Cirugía Ortopédica y Traumatología y su prevención y tratamiento precisa un abordaje multidisciplinar que, además de al Médico de Familia y al Pediatra, incluye a otras especialidades, médicas como Reumatología, Medicina Física y Rehabilitación y Neurología, y no médicas como la Fisioterapia o la Podología.

Las grandes categorías nosológicas del Aparato Locomotor que pertenecen al dominio de la Cirugía Ortopédica y la Traumatología son:

  • Traumatismos: son lesiones producidas por una violencia externa (un golpe, una herida, una caída, etc.) que afectan con mayor o menor gravedad a cualquiera de los componentes del aparato locomotor, entre las que destacan:
  • Lesiones leves de partes blandas contusiones, hematomas, distensiones, microrroturas fibrilares, etc.
  • Lesiones articulares:
    • De partes blandas: sinovitis, esguinces, luxaciones
    • Cartilaginosas, que pueden afectar al cartílago articular o hialino o a estructuras específicas como los meniscos de la rodilla, el fibrocartílago triangular de la muñeca o el labrum articular (hombro, cadera).
    • Óseas: fisuras, fracturas, fracturas-luxaciones
    • Musculotendinosas: roturas musculares o tendinosas.
  • Lesiones óseas: las roturas de los huesos (incompletas o fisuras, completas o fracturas) presentan características especiales en el esqueleto inmaduro (fracturas de niños y adolescentes) y en el del anciano (fracturas osteoporóticas). La afectación de superficies articulares o la comunicación exterior a través de una herida (fracturas abiertas) o la coincidencia de varias (politraumatismo) revisten especial gravedad y presentan más riesgo de complicaciones y secuelas.
  • Infecciones: óseas (osteítis, osteomielitis) y articulares (artritis)
  • Tumores: pueden ser benignos o malignos
  • Enfermedad articular degenerativa (artrosis)
  • Anomalías congénitas
  • Columna vertebral: dolor cervical y lumbar, desviaciones (escoliosis, cifosis), enfermedad discal degenerativa, hernia discal, estrechamiento del canal lumbar, etc.
  • Otras enfermedades: displasias óseas, osteocondrosis y osteocondritis, osteoporosis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>